La Vision | January 24, 2020

ATLANTA.- La Unión Americana de Libertades Civiles, ACLU de Georgia, está exigiendo una investigación completa en el Centro de Detención del condado de Cobb (Cobb County Adult Detention Center), tras una acusación que revela que el agua estuvo presuntamente contaminada. La organización acusa al personal de la cárcel de limpiar incorrectamente uno o más filtros de agua. “Dejando a algunos reclusos sin agua limpia para beber o ducharse durante un par de días”, indicó el director político de ACLU de Georgia, Christopher Bruce.

De acuerdo con la organización, solo después de que los familiares de los detenidos llamaron para quejarse repetidamente al centro de detención y al 9-1-1, la Oficina del Sheriff, trasladó a las personas afectadas a otra zona de la cárcel. 

En un comunicado de prensa, ACLU dice que recibió informes de que el equipo de mantenimiento del centro de detención utilizó gasolina para limpiar al menos un filtro de agua en las instalaciones carcelarias. 

“Además de una investigación completa sobre la contaminación del agua en el Centro de Detención del Condado de Cobb, exigimos a la Oficina del Sheriff que realice exámenes médicos completos y controlados de cada persona que pudo resultar afectada para determinar el impacto en su salud si habrían toxinas en el agua”, dijo Christopher Bruce, director político de ACLU de Georgia. “Todos en esta comunidad afectada se sienten alarmados por las condiciones inhumanas e inaceptables en la cárcel”.

En diciembre, la organización ACLU de Georgia y otras entidades comunitarias organizaron una sesión para discutir el cierre de la cárcel y cuestionar siete muertes presuntamente registradas en ese centro de detención. Estas organizaciones llamaron a las condiciones de la cárcel “deplorables”.

ACLU-Georgia, solicitó previamente a funcionarios del condado de Cobb que el sheriff explicara las causas de los decesos en la cárcel. En una declaración en diciembre, el alguacil Neal Warren dijo que se están haciendo muchas declaraciones falsas.

“La triste realidad es que muchos de nuestros reclusos llegan a nosotros con problemas de salud preexistentes de los que ni siquiera son conscientes”, dijo Warren. “Su salud [de los detenidos] pudo haber sido afectada por su estilo de vida, su posible uso de drogas altamente adictivas …”. 

 

OFICINA DEL SHERIFF RESPONDE 

En respuesta, el oficial Glenn Daniel, de la Oficina del Sheriff del Condado de Cobb, emitió el siguiente comunicado: 

El viernes 17 de enero de 2020, el personal de mantenimiento en el Centro de Detención de Adultos del Condado de Cobb reemplazó una válvula dentro del sistema de agua del edificio. El sábado, un recluso informó a los agentes que el agua en una sola área tenía un olor ligero.

El personal de mantenimiento regresó al área y determinó que parte del fluido lubricante utilizado para reemplazar la válvula no se había limpiado por completo. Se tomaron medidas inmediatas para eliminar el residuo y aproximadamente 25 reclusos fueron trasladados a otra área. 

Como precaución, se le ha pedido al Sistema de Agua del Condado de Cobb que realice un análisis del agua en el área de detención ahora vacante. Se espera que la prueba se realice el martes 21 de enero. El Sheriff Warren ha dado instrucciones de que los reclusos no serán devueltos al área hasta la espera de resultados de las pruebas de calidad del agua.

“Una vez más, ACLU gira entorno a una narrativa de crisis y conflicto cuando de hecho se reparó un problema menor de plomería, los reclusos fueron trasladados como precaución y se busca una validación adicional de la calidad del agua”, dijo el sheriff de Cobb, Neil Warren, en el comunicado.

“Nuestro personal hace un trabajo tremendo todos los días y hacer que ACLU intente causar alarma injustificada dentro de nuestra comunidad y los internos hace más daño que bien”.